lunes, 10 de abril de 2017

Rejuntado de piedras y losas.

Hola amigos. Esta temporada hemos decidido delimitar la zona de una de las partes destinas al Huerto familiar. Para ello hemos colocado una serie de piedras a modo de bordillo.
Al hacer esto queda poco más de un metro de distancia hasta el trastero. En esta zona hemos colocado piedras para formar una acera y evitar el barro en la tierra provocado por las lluvias.



Pues bien, una vez colocadas las piedras sobre el terreno utilizando mortero de grava y cemento, llega la hora de rejuntar los trabajos. El rejuntado consiste en rellenar los huecos que quedan entre las piedras, normalmente, con mortero de cemento y arena. Se consigue que las piedras queden más sujetas y reforzadas a la hora de andar sobre ellas evitando que se muevan y acaben por soltarse.

Proporción del mortero utilizado:

  • 3 Partes de arena de construcción
  • 1 Parte de cemento
  • Agua necesaria según factores del momento (humedad, sol, temperatura)

Paleta de albañil
o de relleno.
Una vez hemos mezclado bien la masa hasta obtener un mortero homogéneo y sin grumos, ayudados por una paleta, podemos empezar a aplicar el cemento en las juntas. Debemos tener en cuenta el tiempo de secado para luego poder retirar los sobrantes sin ensuciar demasiado las piedras.

Hay que tener cuidado cuando hay mucha humedad o hace frío porque puede tardar mucho en secar y no darnos tiempo a realizar el trabajo.
Si las juntas de separación son muy gruesas y profundas, como es nuestro caso, también influirá en el tiempo de secado. A mayor cantidad de mortero más tiempo en fraguar.


A continuación podéis ver las zonas a rellenar con el cemento. Se trata, como ya hemos comentado, de una especie de acera de unos 45 cm de hancha que desemboca en un bordillo encargado de delimitar la zona de Huerto.

Contorno de la acera de piedra
Bordillo y pasillo de piedra formado por losa natural.
Una vez rellenado conviene dejar fraguar hasta el punto que lo podamos trabajar bien. Que esté seco sin estar endurecido para que podamos rascar sin manchar las losas.



En el bordillo y la acera pequeña vamos a rematar con el acabado "rallado", mientras que en el pasillo utilizaremos el acabado "rascado".

Terminación "rallado"
Para rayar el cemento necesitamos, por ejemplo, un trozo de hierro alargado. Este remate consiste en intentar adivinar el contorno de la piedra retirando el cemento que lo cubre, dejando sin trabajar el resto de mortero.

El rascado, nosotros lo hemos realizado con un cepillo de púas de hierro. Consiste en rascar como si frotáramos las piedras para lavarlas. Pasamos el cepillo por toda la superficie de la mezcla de arena y cemento.

Podéis ver el trabajo en vídeo al final del artículo.
Restos de mortero tras el rascado de las juntas.
Terminación "rascado"
Video:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...